A raíz de la salida a la luz de la historia, plataformas como Amnistía Internacional o Change.org recibieron una ola de apoyo de ciudadanos de diferentes puntos de la Argentina. Así y todo, las familias del paraje Río Victoria todavía esperan al menos la construcción de una pasarela peatonal por encima del arroyo Pintado

Son alrededor de 15 familias. Los hijos deben caminar en el medio del monte y hasta tienen que cruzar un arroyo a pie para poder acudir a la escuela primaria. Por ende, la altura del agua y las inclemencias climáticas condicionan de manera directa la regularidad educativa de esos chicos. Infobae presentó hace semanas el drama de las varias familias del llamado paraje Río Victoria en la provincia de Misiones y su necesidad desesperada de que les construyeran un puente sobre el arroyo Pintado y a raíz de que la historia se hiciera pública se disparó un aluvión de solidaridad entre los ciudadanos de todo el país, a través de plataformas de asistencia social.

El problema para las decenas de chicos de entre 6 y 17 es que no pueden acudir a su escuela de manera ininterrumpida. Para cruzar el arroyo Pintado deben sacarse sus zapatillas y mojarse los pies, por lo cual, en invierno hay días que se hace imposible el traslado. Tampoco pueden acudir, ni regresar a sus hogares, cuando el agua del arroyo se encuentra demasiado alta o muy agitada.

Así, la organización humanitaria Amnistía Internacional como la plataforma de peticiones de carácter cívico Change.org presentaron petitorios de firmas en sus páginas web y la recepción resultó un éxito abrumador. “Durante las primeras 72 horas posteriores a la publicación del petitorio, el tráfico de firmas para la construcción del puente para estas familias lideró el ranking de todo Change Argentina”, le explicó a Infobae el director de Change Argentina, Gastón Wright.

El petitorio de Change fue confeccionado por Adriana Vairo, una docente jubilada de la Ciudad de Buenos Aires que decidió aportar su parte para que los chicos misioneros puedan disponer de uno de sus derechos fundamentales, la educación.

“Yo fui maestra en zonas de muchas necesidades, cerca de Ciudad Oculta, y tengo conocimiento sobre las dificultades que tienen que pasar muchas familias para que sus hijos puedan ir al colegio”, le explicó Vairo, la autora del petitorio, a Infobae. “Cuando vi el caso de estos chicos me di cuenta de que era lo menos que podía hacer. Por suerte, los comentarios fueron todos positivos, recibí muchísimo apoyo”, añadió.

Por su parte, la organización Amnistia Internacional está trabajando con el caso del Río Victoria desde hace meses. Y en la última semana también decidió sacar a la luz un petitorio, junto a un video en el que los propios protagonistas de la historia cuentan su drama en el pueblo ubicado a unos 65 kilómetros de la ciudad de San Vicente.

“Viajamos hace tres meses para tomar conocimiento de primera mano sobre la situación. Además del arroyo, estos chicos tienen que atravesar un monte cuyo camino es selvático e inaccesible por momentos. Hay veces que los padres tienen que ir acompañándolos y cortando los pastizales con machetes para que puedan continuar con su camino. Ahí nos pudimos dar cuenta de lo terrible que es para ellos ir a la escuela”, le explicó a Infobae Paola García Rey, directora de Protección y Promoción de Derechos Humanos en Amnistía Internacional Argentina.

José Andrade, el padre de una de las familias damnificadas, había asegurado a mediados de septiembre que un grupo de especialistas de vialidad había acudido al arroyo para iniciar los trabajos de construcción. Sin embargo, pasaron ya tres semanas y los niños todavía deben cruzar el arroyo a pie o por un camino improvisado de piedras y troncos sobre el agua para poder acudir a la escuela.

“Según lo que me cuentan los vecinos, por el momento nos seguimos quedando en promesas. Son situaciones a las cuales estamos acostumbrados desde hace años. No hubo nada concreto todavía de evolución y de ejecución de la obra. Vienen del Estado provincial a mirar, a observar y a decir que en la próxima ocasión van a empezar con la obra, pero no hay nada concreto“, le dijo a Infobae la concejala de San Vicente por el partido Agrario y Social y una de las figuras políticas de Misiones que más lucharon por la causa, Clelia Carballo.

Las 15 familias todavía aguardan que al menos pueda construirse una pasarela peatonal provisoria y segura para esos alumnos. Mientras tanto, deberán encontrar el consuelo en el apoyo de ciudadanos argentinos de todo el país en las plataformas de internet.