Vende limones para poder pagarse el viaje de egresados

Daiana Mendoza tiene 13 años y es la mayor de tres hermanos, quienes residen junto a su madre en una vivienda del barrio El Porvenir II de Posadas. La adolescente está terminando de cursar el séptimo grado en la Escuela 887 del mismo barrio y para el egreso, sus maestras organizaron un viaje al complejo turístico Baden-Baden, en Jardín América.

El hecho es que Daiana necesita reunir 700 pesos para cubrir los gastos de pasaje, estadía y comida para el 21 de noviembre, pero la situación económica de su familia apenas alcanza para la comida del día. Por eso comenzó a acompañar a su madre a vender limones a la esquina de Lavalle y Centenario, con un cartel pidiendo colaboración para poder viajar. En pocos días, su historia se viralizó en las redes y fue compartida cientos de veces. El Territorio acudió al lugar para poder charlar con ella personalmente.

“Un señor colaboró para el viaje, pero el problema no es sólo eso, sino que ella tiene que llevar una muda de ropa, zapatillas, y yo no puedo darle, vivo de vender limones. No es fácil, todo el mundo critica pero nadie te da una mano”, dijo su mamá Raquel con un nudo en la garganta por no poder cubrir las necesidades básicas de su hija. “Cuando ella salió a vender con el cartelito, muchos empezaron a criticar, a mí no me gustó eso, me dolió. Como madre quiero darle las cosas y que ella no tenga que salir a pedir, me duele mucho”, expresó.

A pesar de todo, Daiana no deja de sonreír y tampoco piensa bajar los brazos, porque sus ganas de viajar y compartir un día diferente con sus compañeros son el motor para salir a vender. Es una niña querida en el barrio y no se despega de sus amigas, incluso algunas están en su misma situación, por lo que Raquel espera poder ayudarlas a ellas también. “Nosotros somos 28 en el curso y muchos todavía no saben si van a poder viajar porque no tienen”, comentó.

La bolsa de limones cuesta 30 pesos y según sostuvo su mamá, llegan a vender hasta 15 al día, lo que da un total de 450 pesos en el mejor de los casos, pero este dinero deben repartirlo para cubrir el alimento diario de toda la familia. “No es fácil, hay que pagar la comida y además ella no puede ir tal cual va a la escuela, con su uniforme. Allá tiene que llevar dos mudas de ropa, zapatillas y ojotas”, detalló su mamá.

Es que la situación es mucho más compleja de lo que parece. Su hogar es humilde y viven apenas con lo justo y necesario. Tanto Daiana como sus hermanos más chicos -de 10 y 11 años- necesitan ropa y calzado para el día a día.

Raquel cría a sus hijos sola. “Yo cobro el Salario Único de Asignación Familiar (Suaf) porque el papá es jubilado, pero hace poco pidió un préstamo para comprar la casa y eso le descuentan, así que prácticamente no queda nada”. Actualmente son unas 30 familias del barrio que viven de la venta de limones que traen de San Carlos, por eso la competencia es fuerte y deben ingeniarse para ofrecer el producto en distintos puntos de la ciudad.

Raquel está todas las mañanas desde las 8 vendiendo en la esquina de Lavalle y Centenario, de la ciudad de Posadas, y Daiana acompaña a su mamá los días que no tiene clases. “Yo primero no quería que ella salga con el cartel, pero muchos le felicitaron y está bien porque es lo que ella quiere. Si alguien quiere colaborar, que se acerquen a ella o a mí, queremos ver si juntamos también para sus compañeritas más cercanas”, concluyó Raquel.

Su historia se difundió, pero no es la única. Son muchas familias de escasos recursos las que residen en El Porvenir II y la mayoría asiste al comedor barrial El Recreo.

Los interesados en colaborar pueden comprar limones en la mencionada esquina o comunicarse al 376-4639704 (celular de Raquel).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *